DSC01801
IRELAND

You don´t know me

DSC01812Sí, ya sé que me estoy retrasando con mi primera entrega de “noticias irlandesas”, el trabajo que me he traído y la campaña por el Tratado de Lisboa me tienen entretenidísima.

El 2 de octubre los irlandeses “revotan” (¿existirá ese verbo? si no existe deberían inventarlo para ocasiones como ésta) su ratificación al tratado constitucional y, como digan que no, Houston tenemos un problema.  Me está interesando, en serio,… ¿me estaré transformando en un animal político después de mi paso por las Europeas? Las carreteras llenas de carteles. El Sí da 5 Reasons para votar YES, demasié, el No va más al grano, agresivo:

Con Lisboa, Alemania 17% Irlanda 0,8%.

Salario mínimo con Lisboa: 1,5€.

El Yes más naïf:

Seremos más fuertes, sólos no hacemos nada. La Primera vez votamos con desconocimiento, ahora Europa sabe que tiene que respetar nuestros principios más sagrados, i.e. no al aborto, soberanía en impuestos, neutralidad y mantenimiento del comisario.

Parece que el riesgo de nuevo al No es alto porque se busca voto de castigo contra el gobierno que no está sabiendo qué puñetas hacer con la crisis.

La crisis es monotema en las conversaciones, de hecho el corazón se me encogió un pelín los primeros días cuando las mamas en las dos primeras frases (en la primera habían comentado el horrible verano que han tenido) ya me habían contado que sus maridos están en casa sin trabajo. Esto es un pueblo y los colegios de los niños son públicos, la mayoría de las mujeres no trabaja y los hombres trabajaban en la construcción. Es increíble cómo ha aumentado el número de papas que van a dejar/recoger a los niños. El año pasado eran simbólicos. Curiosamente las mujeres se han teñido el pelo de rubio. No todas, claro, pero muchas se han aclarado el pelo, van más maquilladas y guapas, ¿será esto un indicador económico como el incremento de ventas de lápiz de labios rojo?, ¿a mal tiempo buena cara?. De verdad que los primeros días tenía un poco de mala conciencia por estar repitiendo mi sueño de dos meses sabáticos de cambio de vida y aquí con machaque pesimista constante… (¿qué voy a contar yo ahora a mis lectores?, me preguntaba).

Por suerte los irlandeses siguen dando juego… abruma su amabilidad, hablan por los codos, en los restaurantes colocan la sal en el salero con un agujero y pimienta en el de tres ¿?, viven permanentemente esperando que el milagro del cambio climático les suba 10 grados la temperatura media anual y les reduzca a la mitad el número de días de lluvia (por cierto, leo en la guía, capítulo que me debí saltar el año pasado, que es el país con mayor índice de pluviosidad del mundo, 223 días al año). Me río yo sola cuando veo que van a recoger a sus hijos sin abrigo, en chanclas y camiseta de tirantes porque por la mañana “no llovía”. Pero,… señora,… ¿cuántos días recuerda usted EN SU VIDA en los que, no haya llovido, EN ALGÚN MOMENTO DEL DÍA? Mi hermano ha estado por aquí una semana e insistía: pero esto no es normal, ¿verdad? Es que hemos tenido mala suerte ¿no?. Usan bolsas de papel en las tiendas que, cuando llegas al coche, la lluvia ya ha deshecho. En los coles están obsesionados con la gripe A y mandan un SMS cada vez que una niña tiene algún síntoma, para que observemos a nuestros hijos. Les llevan a lavarse las manos cada rato y han llevado pañuelos desechables que sólo pueden usar una vez y después tirarlos. Supongo que esa va a ser la dinámica también en casa pero aquí todo resulta más pintoresco.

Creo que estamos los cinco buscando el equilibrio entre el gusto por lo conocido y lo que queda por descubrir.

Irlanda 023A Sofía se le pasó rápido y ha vuelto a concluir que esto no mola nada y que quiere volver a casa YA, el primer dia se escondía detrás de mi cuando la reconocían niñas y decía: las voy a hipnotizar,… you don’t know me,…. para que no la saludasen. Su sentido del humor la salvará. Luís este año está descubriendo el fastidio de la barrera del idioma aunque sigue con sus frases geniales de “Oysin, a las ten, here”, y para Inés esto es el paraíso porque en el cole hacen muchas manualidades, les ponen menos deberes, cero los fines de semana y va a natación, donde arrasa en el nivel Top.

Yo, (¿se me nota?) estoy aún más preocupada que el año pasado por los niños porque tengo la mala conciencia de estar encantada, haciendo lo que quiero, escudándome en el “es por su bien”. Trataré de manejarlo.

Capítulo aparte merecen las visitas, tendré que hacer un recopilatorio pero sirva de introducción que estamos DSC01892conviviendo mucho con otros, con mucha ilusión (esperamos a las visitas como agua de mayo porque el día a día es muy muuuuy tranquilo) y con curiosas consecuencias como que la nevera se llena de cosas extrañas que a cada uno se le ha antojado en la que se ha convertido en la mayor atracción turística posible: ¡la visita al supermercado Tesco!. Así uno decide probar la mermelada de jengibre que, incomestible, se queda días en la nevera, otro compra un bollo que parecía un brazo de gitano y resulta estar relleno de mantequilla de cacahuete, otro compra sirope de grosella o yoghourt de champiñón, vamos que, entre todos, estamos estudiando la gastronomía irlandesa en plan kamikaze. Voy a hacerme con unos “tupper” para que cada uno se lleve sus caprichines en la ma-le-ti-ta….

Os dejo, que me duermo y hoy no voy a llegar a las 10 horas habituales de sueño, con las reflexiones que nos pasó en una hojita la mística profe de yoga que, por cierto, está cañón y la clase, curiosamente ;-), con mayoría de hombres:

Be impecable with your WordDSC03083

Don´t take anything personally

Don´t make any assumptions

Always do your best

Ahí es nada.  Seguiremos informando.

Besos