P1100346
IRELAND

Me too, me three

IMGP1199Tic Tac.Si me descuido nos volvemos y no he vuelto a escribir. Os vais a enterar. Confieso cierto pudor al no tener nada negativo que contar, parece que es lo que pega en los tiempos que corren… es que,… si lo hay, lo aparco. Dese por entendido que mis momentos “blue” no los  comparto y ya está, que no es que no los tenga, pero no en Ireland, no en el “mundo-rosa-rallando-en-lo-cursi-irlandés”.

¡La que está cayendo!…

en honor a la verdad decir que este año ha llovido mucho menos pero justo hoy que me pongo a escribir parece que se le ha roto alguna tubería a San Pedro. Llovía tanto en la recogida de las niñas en el cole que a las mamas, empapadas esperando, nos ha entrado la risa floja de puro nervio. No podíamos dejar de sonreír compartiendo paraguas de ranitas y mariquitas minúsculos que algunas tenían. Curioso fenómeno éste de la risa nerviosa. Como curioso es que, tras dos días sin llover, los prados interminables empiecen a amarillear. Ja, la mutación genética de nuestra hierba hispanis aguanta meses con bajo consumo de agua y optimización clorofílica. No, si va a resultar fundamentada la preocupación constante por el manejo del agua que tienen.

Estoy pesadita con lo de la amabilidad irlandesa pero llama mucho la atención, mucho, no veo a nadie aquí diciendo caca-culo-pis, todo es thank you, sorry, oh, you are so good, so wonderful, would you please, lovely, cool, darling, todos las fórmulas de cortesía imaginables se usan constantemente, niños y adultos. No hay quien corresponda a tanta amabilidad. Los pubs se pintan de rosa, los bancos de lila, como el camión de basura, los hombres conducen sin pudor coches fucsia. Resulta incluso cursi para nuestros estándares. Les digo a los niños que, si se les pega algo, daré por bien invertido nuestro tiempo aquí. Parece que aún no se les ha pegado. Vaya, necesitaríamos más tiempo (¿Luis? ;-).

Sofía ya habla. Contesta a todo, sea lo que sea: I don´t know. He sido testigo varias veces. ¿Quieres jugar? I don´t know. ¿Vienes a la fila? I don´t know. ¿Quieres casarte conmigo? Le dijo una cachonda el otro día entre las risas de todas (mañana voy a su clase a dar una charla sobre España y voy a ver si la localizo para partirle la cara). Mentira, este año se lo ha pasado como una enana, ha ido de excursión y ha salido varios días diciendo que se lo había pasado,… GENIAL (y yo conteniendo las lágrimas, claro).

Inés empieza a tenérselo tan creído que el otro día me dijo, después de que le ofreciese limonada a una amiga y me mirase como si la hablase en chino: “mama, darling (DARLING!!!) sabrás mucho inglés pero aquí no te entienden”. Lo dicho, con estos jóvenes, si no dices Yeah, cool, yah, right, grand, etc. no te comes un colín. Por cierto, a la pregunta de quién quiere limonada Inés respondió: ”me”, la amiga, (finalmente):” me, too” y Luisito, muy digno él: “me, three”,… me pareció genial, había entendido “me, two,” pues yo el tercero que quiero, “me, three.” Lo siento, pero es que me parto con las patadas que le pega a la lengua de Shakespeare. Le puede su necesidad de comunicarse, hace un poupourrí de spanglish tronchante. En el cole los niños le despiden con “adiós” y le reciben con “holas” por la mañana. Cuando me río, me dice: “¿qué pasa, mama? Les estoy enseñando español”. Llegará lejos el chico. Se ha dicho a sí mismo, si no cazo una que me cacen los demás…P1100454

Se pelean como nunca pero también juegan los tres como en su vida.

Prometí el monográfico sobre la conducción a la izquierda. Pedí un bono a los ángeles de la guarda irlandeses para estos dos meses que está casi consumido. El abuelo Pozo, que ha hecho de chofer durante las dos semanas que ha estado por aquí, ha pasado la prueba con matrícula. El camino de salida de casa es estrecho incluso para un coche y un día, los niños se ríen cuando lo recuerdan, se encontró con un autobús en su dirección y el de basura de frente,…. y pasó… no me preguntéis cómo. También hay tractores, ciclistas, caballos. Las carreteras son muy pintorescas pero malas malas, sin arcen, y todos los visitantes se han superado a sí mismos por ellas. Aun hay días que busco el cinturón de seguridad por la izquierda en vez de a la derecha donde está. El abuelo tardó un rato en reaccionar cuando vió salir de un taxi a un señor de unos 90 años y pensó para sus adentros: qué mal está aquí lo de la jubilación, hasta que se dio cuenta de que no salía del lado del conductor sino del copiloto. Y a más de uno casi le atropella un coche mientras miraba si venían,… por la otra dirección.

El abuelo Pozo se fue sin lograr sacar una foto a Mrs Pink una señora entradita en años, rubísima, madre de al menos 4 que yo conozca, que va todos los días vestida de rosa, completamente, incluida la bebe que lleva a la cadera. De no creérselo: rosas las uñas, las chanclas, los jerseys, los abrigos, todo rosa,… (aun tengo unos días para conseguirte la IMGP1104foto, papa).

Caigo ahora, para terminar (que sí, que sí, termino, que me he “embalao”), en una frustración no superada en estos dos meses: no he logrado que el fuego en casa me dure más de unos minutos. “Luisito, aviva” he tenido que repetir día tras día y él, en plan prepotente: “jo, mama, ya lo has apagado (tth), déjame a mi”. Enfoque de género total.

Y sí, sí, confieso, las tareas domésticas me saturan, sí…¿Contentos?

En serio, el país bien merece una visita, ya lo habeis visto los “findesemanantes”. Hemos hecho excursiones de ensueño. Con sol esto es el paraíso. Un pequeño laboratorio de vida pequeña, simple, concentrada.